martes, 30 de noviembre de 2010

Las industrias culturales y el desarrollo de México

Paulo Octavio Gutiérrez Pérez en su reseña integra los conceptos de industrias culturales en relación al desarrollo a través de diversos autores, entre estos García Canclini.
En esta, se mencionan algunos supuestos de Canclini referente a la cultura y la sociedad. Canclini a través de diversos estudios culturales en relación con la comunicación, evalúa la modificación de la cultura en la sociedad a partir de la industrialización de la producción cultural. Para él, los procesos culturales están articulados con base en la inversión, el mercado y la globalización. Los bienes culturales son usados para fines publicitarios.
Un referente ante esto, puede establecerse a través de los eventos culturales que hoy se han convertido en un sinónimo de status y clase social. Tan solo aquí en Guadalajara, hablar de cultura, es hablar de una posición social, porque no todos pueden pagar una entrada a ver una obra en el Teatro Diana o en el Degollado. Los conciertos, las puestas en escena se han convertido en un adorno publicitario en la ciudad, donde podemos observar niños trabajando por solo unos 100 pesos diarios.
Podría inferirse que al cobrarse una cuota de recuperación se incentiva la producción y la permanencia de las puestas en escena y los eventos culturales, desde este punto es positiva la inversión porque se genera campo de trabajo y se le da paso a la autogestión inclusive de la cultura, pero tiene otra cara la moneda. La cultura se ofrece para quienes pueden pagarlo y miles de personas quedan excluías de la cultura y se identifican con el mundo a través de los productos culturales que brinda la televisión o el radio, de los cuales, sabemos que en México son monopolizados y construyen imaginarios colectivos para que sean aceptados en masas.
El autor menciona que en México hay una deficiente relación entre educación y cultura en comparación con otros países, lo que incide directamente en el consumo y en la producción cultural del país. Los productos culturales en México están destinados en su mayoría para entretener, no incluyen temas formativos o educativos.
Es muy difícil hablar de desarrollo si no se vincula a la cultura en este. La gestión cultural, como área profesional, debe guardar entre sus principios el gestionar la cultura como un medio para educar y formar a los ciudadanos, que el entretenimiento ya esté implícito dentro de la cultura y no sea este la única finalidad.  
Para leer la reseña: http://redalyc.uaemex.mx/pdf/346/34600709.pdf
Publicado por: Alma García Cacho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada